tequila salta letra año de la canción

Tequila – Brinca

diez temas para tu celebración de Fin de Año

Ahora conoces que en una noche como esta, la música no puede faltar . Los villancicos tienen la oportunidad de estar verdaderamente bien, pero salvo que tengan una versión actualizada, son poco bailables. No obstante, sí hay canciones de Navidad que triunfan, pasen los años que pasen. Te dejamos con nuestro Top Ten:

  1. King África y su particular versión de Paquito El Chocolatero. De verdad, puede ser la que dé el pistoletazo de salida a su celebración, mientras que comienza diciendo: “Arriba todo el mundo en este momento bailar con Paquito El Chocolateeeeeroooo”.
  2. Rafaella Carrá y la suya Para realizar bien el cariño hay que venir al Sur. Pasan los años y esa mujer sigue como el vino mucho más considerable. Lo bueno de esta canción, precisamente exactamente la misma la previo, es que la tienen la oportunidad de bailar todas las generaciones y todas la conocen.
  3. Los del Río y su célebremente en el mundo entero, Macarena. ¿Quién jamás le ha bailado? Y indudablemente considerablemente más de uno y una se saben los pasos de baile. ¡Que no falte a tu repertorio!
  4. Y si charlamos de bailes, no puede faltar el No rompas considerablemente más, de Coyote Dax.

    Todos lo hemos bailado en las fiestas de verano. En tal caso, la coreografía no es tan fácil, pero se toma enseguida. Además de esto, puedes tener sombreros a mano y amenizar la celebración. ¡No te olvides hoy día fotografía o vídeo!

  5. La mujer del pelotero, de Baby Lores. Si tú y tus amigas sois bastante con ofrecer clases de zumba o te pierde la música con ritmo, esta les encantará. Eso sí, no está tolerada para cardiacos: ¡es cañera!

  6. Muchacha, de Seguridad Habitual. En especial querida por los que salíamos de celebración en los 90, pero además por nuestras mamás o abuelas, que vieron de qué manera Manolo Escobar hacía una versión particular.
  7. ¡Salta! Y, no, no lo digo yo, lo asegura Tequila, en su famosa canción. Precisamente exactamente la misma siempre y en todo momento y en todo instante hace alzar el planeta entero del taburete y, aparte de eso, es muy amena.
  8. Y si Manolo Escobar supo conseguir el poder a mayores y jóvenes con su versión de Chiquilla, Rafael logró lo mismo con Escándalo. Es considerablemente más, ¡esta y otras canciones le llevaron a ser parte en festivales Indies!
  9. Alaska asimismo tiene gigantes éxitos, como Ballant o A quién le importa. Ciertos de ellos van a hacer que todo el mundo desee ponerse a bailar.
  10. Leticia Sabater: indudablemente estas Navidades vas a escuchar todavía en la sopa su Polovrró. Un adefesis de canción, pero muy bailable. ¡Un día es un día!

diez – “Rock del vecindario” – Rocabola (

Del mítico primer casete de la banda, una alusión de pertenencia a aquel rincón del que jamás nos vamos a ir, pero mucho más que no vivamos allí. Celebración, las chicas, el vino y la banda de rock sonando. El piano de Fernando Pérez le pone la dosis de “negritud” a este tradicional del repertorio de Perro. Indudablemente, la memoria viaja a sitios como Tequila o Furci , llaves durante la noche salteña de finales de los noventa Tony López

El tema mamila de los Perro. La melancolía de un amor que se difuminó y toda la tristeza que ello implica. Si el día de mañana fuera lanzada por los especialistas baladistas de Calamaro, Páez o NTVG se convertiría en hit radial inmediatamente. Absolutamente nadie vacilaría ni un segundo que corresponde al estilo y sello de estos artistas de éxito. De este modo de buena y de diferente al habituado por el lado es esta canción firmada por Vega. Fue trabajada por el conjunto a lo largo de prácticamente diez años.Con un buen gusto en los datos como la batería o la percusión, sumado al frecuente enorme trabajo de guitarras marca registrada, que hacia el desenlace se eleva en intensidad y emotividad. El piano de Leo Goldstein da el primordial sonido aliado de “2 jardines”, que raramente con su intro y cierre jazzeados es de las rara vez que el conjunto juguetea con el género. Eduardo Pece

Análisis

La progresión I-III de la manera menor es muy equívoca. Si los dos pactos tienen un peso afín y la armonía no termina de consolidar el I nivel como tónica, el I-III puede ser interpretado asimismo como un VI-I de la manera mayor. Esta ambigüedad está de manera perfecta ejemplificada en esta canción, donde es bien difícil pronunciarse en uno u otro sentido.

Deja un comentario